Infrarrojo

INFRAROJO

INFRAROJO

INFRARROJO

 

Como todas las aplicaciones que usamos en fisioterapia el calor seco obtiene resultados en diversas patologías, especialmente en dolencias  reumáticas crónicas, y también resulta útil como medio para disminuir el dolor localizado, asimismo en patologías que cursan generando contracturas musculares tales como lumbalgias, dorsalgias y cervicalgias. Aparato de electroterapia, indicado para  preparar  la piel antes del masaje terapéutico.

El infrarrojo tiene muy pocas contraindicaciones, como procesos infecciosos o fiebre, heridas abiertas y pieles demasiado sensibles o anestesiadas. Y, a diferencia de otros aparatos de fisioterapia que no producen ninguna sensación al paciente, el infrarrojo es muy útil en los casos donde se necesita un alivio psicosomático. Y, como puede quemar la piel, siempre es recomendable usarlo con precaución y bajo supervisión de profesionales de la salud.